Skip to main content
Internet Archive's 25th Anniversary Logo

Full text of "Kacike Journal"

See other formats


Etnografia, politica y poder: Jose Marti y los indigenas 
norteamericanos 1 

Jorge Camacho 

In the following article I explore the question of Indian mistreatment and assimilation in 
Jose Martf's writings. I point out the similarities between his arguments and those held by 
the "Friends of Indian" organization, which tried to improve the natives' lives and also 
lobbied for their assimilation. Hence, I will take into consideration both sides of the 
issue, as I question Martf's validity in using certain rhetorical devices such as allegory 
and metaphor, that both grants a voice to the natives but also compares them to children. 

"The time when we could tolerate accounts presenting us the native as a distorted, 
childish caricature of a human being are gone"-Bronislaw Malinowski 

"Di, al menos, tu verdad. Y despues deja que cualquier cosa ocurra" 
-Heberto Padilla 

En la decada de 1880 y despues de lo que Helen Hunt Jackson llamo "A century of 
dishonor," [un siglo de infamia] un grupo de influyentes reformadores norteamericanos 
se propuso cambiar la politica del pais con respecto a los indigenas. Este grupo, conocido 
con el nombre de Los Ami go s de los Indios, estaba compuesto de pensadores, pedagogos 
y religiosos, que se reunfan en las "Conferencias del Lago Mohawk," en el estado de 
Nueva York, para criticarle al gobierno su vieja politica de ignorar los tratados y perdirle 
que adoptara con los indigenas el mismo metodo que utilizo con los miles de inmigrantes 
irlandeses, polacos e italianos que llegaron al pais en esa epoca. Le pedfan acabar con las 
relaciones tribales y el sistema de reservaciones que las perpetuaban y sugerfan darle a 
cada indigena una parcela de tierra con el fin de hacerlos agricultores. Segun afirma 
Francis Paul Prucha el objetivo era "americanizarlos" y convertirlos en un ciudadano mas 
de la Union (6). [1] 

Esta estrategia, formulada con una vision eurocentrica de la cultura, si bien no puede 
considerarse "racista," si proclamaba firmemente la superioridad de la civilization 
Occidental sobre la indigena. Su proposito era acabar, de una vez y por todas, con el 
llamado "problema indio." A los ojos de estos reformadores la mejor option era 
educarlos en la nueva cultura y obligarlos a adoptar la religion, el idioma y el modo de 
propiedad norteamericano con el fin de hacerlos ciudadanos utiles a la nation. 
Logicamente, a los indigenas nunca se les pregunto si estaban de acuerdo o no con tales 
medidas y nuevamente tuvieron aceptar lo que sus amigos y el gobierno pensaban era lo 
mejor para ellos. [2] 

Las cronicas del intelectual y patriota cubano Jose Marti, quien llega a los Estados 
Unidos en 1880 y permanece alii los proximos quince anos, estan repletas de referencias 
a esta cuestion y reflejan en gran parte la las propuestas de este grupo. Con relation al 
sistema de reservaciones Marti pensaba que las medidas que proponfan estos 



reformadores eran mas humanas y justas, y que con ellas podia ponerse fin al robo y la 
explotacion a que eran sometidos desde hacia un siglo, cosa que deja clara Helen Hunt 
Jackson en una novela famosa que el propio Marti tradujo al espanol. Al igual que estos 
reformadores Marti pensaba que la educacion y la propiedad privada de la tierra eran las 
mejores formas de llevar a cabo tal proyecto, por eso en su cronica del 25 de octubre de 
1885 titulada "Los indios en los Estados Unidos" el cubano hace un resumen 
pormenorizado del estado de la situacion en este pais y comenta algunas demandas. [3] 

En este articulo para La Nation de Buenos Aires, Marti va mucho mas lejos que en sus 
criticas anteriores al sistema estadounidense y fustiga con fuerza al Estado por haber 
convertido en "fieras" a los indigenas. Pide por tanto que se les saque de las 
reservaciones, se les incorpore al trabajo y se les de una educacion practica que los ayude 
en la vida. Marti culpa de todos los problemas al gobierno, ya que segun dice: "el indio 
no es asi de su natural, [amante del juego, de la bebida y el "descanso vil"] sino que asi lo 
ha traido a ser el sistema de holganza y envilecimiento en que se le tiene desde hace un 
siglo" (OC 10, 322). Es decir, Marti partiendo de la vision del buen salvaje, arguye que lo 
natural tiene un valor positivo y que son solo las instituciones quienes los corrompen. A 
continuation, el cronista cita las palabras de varios miembros del grupo de reformadores, 
entre ellos, las de Alicia Fletcher y Erastus Brooks, quien afirma categorico: "no hay 
vicio suyo de que no seamos responsables!" la raza india es "gentil y brava" y "en 
condiciones iguales, es capaz, mental, moral y fisicamente de todo aquello de que es 
capaz el hombre bianco" (OC 10, 324). Dicha critica al gobierno y su defensa del 
indigena era en el contexto latinoamericano, una rareza. Marti se distancia con ello de la 
position de letrados como Sarmiento quien pensaba que el gobierno norteamericano 
habia hecho bien con mantenerlos aislados, ya que estos les parecfan una raza inferior 
(Sacoto 51). Como dice Angel Rama, Marti desde su columna en La Nation, hablaba a 
una elite de polfticos y empresarios "a los cuales trataba de orientar y poner en guardia" 
(158). Por tal motivo sus palabras podfan surtir un efecto importante en la actitud muchas 
veces racista de estos empresarios y jefes de estado del continente. [4] 

Sin embargo, el discurso de Marti no es enteramente positivo ya que en diversas cronicas 
este recurre a una gastada tipologfa para referirse al indigena. Esta es, la del indigena 
como una persona que no acaba de crecer, un ser en perpetuo estado de ninez. Como dice 
Jean Lamore en su articulo "Marti y las razas," Marti recurrio a la "infantilizacion del 
indio," con el fin de "luchar contra los racismos" de la epoca y postular una "promesa de 
desarrollo" (53). La explication de Jean Lamore vendria a resumir una larga tradition 
critica que ve en Marti un ideologo en pro de la diversidad y un defensor de los 
indigenas. Sin embargo, en lo que sigue me gustaria indicar otra arista de esta 
problematica en el contexto norteamericano, pero con obvias repercusiones para toda 
Latinoamerica. 3 [5] 

El caso es, por ejemplo, que cuando Marti analiza la cuestion indigena en los Estados 
Unidos, su respuesta fue la misma que propusieron los reformadores de esta causa, Los 
amigos de los indios, y el modelo de "buena" actitud que ellos pidieron. Las medidas 
iban de transformar sus terrenos inhospitos en parcelas cultivables, contabilizarlas, cercar 



sus terrenos con tftulos privados y convertirlos en una comunidad de agricultures 
prosperos. [6] 

En su cronica del 15 de abril de 1882 para la Opinion Nacional de Caracas, Marti recurre 
a la comparacion entre el indigena y el nino, para hacer resaltar su punto de vista. Esta 
homologacion, sin embargo, no se da tanto como una defensa, como si un argumento a 
favor de su aculturacion. Marti habla en esta cronica de como los indigenas eran 
mantenidos por el gobierno norteamericano en reservaciones despues de haber ocupado 
sus tierras. Sus argumentos se focalizan en "los crows rebeldes y los prosperos 
cheyenes," grupos que ejemplificaban, segun el, formas diferentes de asimilacion a la 
vida del pais. Marti condena el trato injusto del gobierno y explica que en las 
reservaciones, donde habfan sido confinados, abundaba la miseria y la violacion de sus 
contratos. Por tal motivo, los crows amenazaban ahora con volver a pelear. [7] 

La historia de los indios cheyenes, no obstante, dice Marti, habfa sido muy diferente. 
Segun afirma, estos se habfan adaptado — con exito — a las formas de vida del pais. 
Habfan aprendido las artes de la agricultura y dejado su modo de vida nomada. Segun el 
cronista, el "general Nelson Miles" les habfa mandado un "buen maestro de campo, que 
les enseno a arar, y a sembrar, y a levantar cercas" (OC 9, 298). Desde entonces los 
cheyenes, a diferencia de los crows, habfan aceptado las reglas de la civilizacion 
occidental, lo cual no solo hacfa posible la produccion en gran escala de alimentos con el 
fin de abastecerse, sino tambien una privatization insipiente de la tierra al "levantar 
cercas." Debo aclarar que Martf menciona esto como algo positivo en sus vidas, como un 
modelo a imitar. Al hacerlo, el y presumiblemente los indios cheyenes, aceptarfan como 
bueno un sistema impuesto sobre ellos a la fuerza y tambien desestimarfa cualquier forma 
de rebelarse contra el. Acepta la aculturacion como el unico medio de sobrevivir en dicha 
sociedad en lugar — por ejemplo — de seguir luchando por sus tierras que era lo que 
habfan hecho los indios crows y segufan haciendo muchos otros. Por tanto no es casual 
que su description de los cheyenes se realice en base de su desarrollo ontologico para 
manifestar la superioridad de la civilizacion occidental y las formas agrarias e 
individualistas de produccion capitalista frente a la "salvaje." Martf pasa a describir, por 
tanto, una escena que muestra el asombro e "ingenuidad" del "salvaje" al descubrir la 
tecnologfa moderna. El cubano cuenta como al ver por primera vez un carro, todos los 
indfgenas se subieron a el en "tropel". Y dice: [8] 

Y el general Miles los vencio de ver as, porquefue bueno con ellos. 
j Que fiesta el primer carro que vieron! Se echaron sobre el carro 
en tropel, como ninos sobre juguetes. Subieronse en monton. jQue 
gozo, ver dar vueltas a la rueda! jQue alegre el hombre salvaje, de 
aquel triunfo sobre la distancia! Asi es el hombre americano: ni la 
grandeza le sorprende, ni la novedad le asusta. Cuanto es bueno, 
es suyo. Cuanto es familiar, le es grande. No hubo apoco cheyene 
que no quisiera su carro, y que no unciera a el su caballo de 
pelear. Pero gustaba mucho de correr caballos, por cuanto no ve 
el hombre ingenuo, que vive del aire de la selva y de las migajas de 
su caza perezosa, que la vida sea mas que risa y huelga. Y el buen 



Miles les vendio los caballos de correr, mas no los de los carros, y 
les compro vacas y bueyes. Como arrieros comenzaron a ganar 
salario. (OC 9, 297-8) [enfasis nuestro] [9] 

Es decir, Marti critica a los Estados Unidos por mantener a los indigenas de una forma 
injusta, pero al mismo tiempo, los presenta como seres en un estado de desarrollo 
inferior, como una raza virgen, que no "ve[fa]" lo que realmente era importante para 
ellos. Por tanto, la representation que hace Marti de los indigenas responde a una 
ideologfa que fluctua entre la critica al poder y el reacomodo del sujeto a sus fines 
ulteriores. Ante la amenaza de la guerra de los crows, Marti resalta "los prosperos" 
cheyenes como un ejemplo a imitar. En realidad, como afirma Henry Fritz, los indigenas 
estaban tan dispuestos a continuar su vida nomada como los norteamericanos querfan 
conquistar el resto del pais. Los indigenas que se adaptaban a las formas de vida 
estadounidenses, eran considerados por los otros como "traidores" y corrfan el riesgo de 
ser atacados por los mismos indios "hostiles" que persegufa Nelson Miles (33). Marti 
pasa por alto todo esto y en lugar de resaltar las formas de vida indigenas o las formas en 
que los indigenas se rebelan en contra del gobierno, solo nos da una vision idilica de su 
adaptation. /,Que habia de malo con haber perdido el indio su modo "salvaje" y 
"perezoso"? A continuation, Marti pasa a describir al cheyen ya adaptado y esperando 
su primera cosecha: [10] 

I Oh, que maravilla cuando broto el maizl Sentdbanse, 
acurrucados en el suelo, a verlo crecer. Y a la par que a la brisa 
de la tarde abria el viento las hojas aun pegadas al tallo del 
maizal, acariciaba el cheyene pensativo la cabeza de su hijo, 
reclinada en sus rodillas. Crecian a la par, arbusto y hombre. 
Llenos ya del placer deposeer, se enamoraban de sus plantas, que 
les parecian sus hijos, y como criaturas de sus manos, el cual es 
amor saludable y fecundo. Y hoy ya piensan en hacerse de 
escuelas, para lo que guardan en sus areas muy buenos dineros. 
(OC 9, 298) [11] 

Marti termina describiendo en esta cronica una especie de comunidad utopica, 
paradisfaca, donde el indio agricultor se ve reflejado en su trabajo y "crece a la par" que 
el arbusto. Si el retrato anterior del "salvaje" y la maquina estaba circunscrito al topico de 
la inocencia, esta description intenta reflejar su madurez. La vision familiar que hace de 
ellos (en oposicion a la vida en "tropel" y de tribu), individualiza al sujeto, lo hace 
responsable de su destino. Si la inocencia ve el objeto moderno y juega con ella, el 
indigena aculturado la utiliza en su beneficio para lograr su primera cosecha. [12] 

Parece significativo, pues, que ni al escribir esta escena, ni en las posteriores, Marti aclare 
si fue testigo o no de lo que escribe, si la leyo en algun lugar o si fue simplemente 
producto de su imagination. En ninguno de los textos del coronel Miles aparece una 
escena asi. No obstante, era algo muy comun en la prensa, las cronicas de los viajeros y 
etnologos de la epoca relatar el asombro de tal o cual tribu ante el telegrafo, las armas de 
fuego y otros inventos de la civilization occidental. Incluso, en su libro, Miles relata un 



pasaje similar pero en relacion con el telegrafo. En todos los casos, la satisfaction del 
cronista estaba en constatar el asombro de otra tribu en Africa o en America ante la 
tecnologfa moderna, en ser testigos de la explicacion otra que estos sujetos le daban al 
objeto. Y por supuesto al identificarse con la cultura occidental, dicha admiracion se 
trasladaba inmediatamente al cronista, quien se convierte en una especie de representante, 
proveedor de la tecnica moderna (inventio) en medio de la barbaric Marti, a la vez que 
constata dicho asombro del indio "ingenuo," por la rueda, lo exalta afirmando su 
disposition natural para utilizarla, ya que cuanto es "bueno" es suyo, y ni la "grandeza" 
ni la "novedad" le "asustan." ^Inventa Marti a los indigenas? ^Copio esta de algun otro 
periodico o fue un testigo ocular de la escena? [13] 

Primero, no se sabe de ninguna ocasion en que Marti haya visitado una de estas 
reservaciones. Pero incluso si se tomara por hecho de que si lo hizo, aun entonces su 
representation seguiria siendo una invention en el sentido de que trata de decirnos algo 
mas que simplemente mostrarnos lo que hicieron un grupo de indigenas al ver el carro y 
la rueda. Esta seria otra fabula del encuentro de la modernidad con el mundo primitivo. 
La historia de America esta llena de estas fabulas de "descubrimientos" que tratan de 
realzar la distancia y la superioridad de la tecnologfa sobre la inocencia y el mundo 
simple o cruento del Otro. Son modos de constatar la distancia que separa al salvaje del 
hombre civilizado. Por tanto no puede entenderse dicha escena de una forma inocente, 
sino comprender que ella misma representa una ideologfa que comparte el cronista con 
una larga tradicion de viajeros y etnografos. Que el mismo gesto de entrega por parte de 
Miles de estos regalos remite a una larga tradicion en la cultura occidental que como dice 
Starobinski tampoco es inocente. Que esos regalos son parte de la polftica, de ensenarles 
la nueva vida que deben aprender. Porque en efecto, como afirma Starobinski, en todo 
acto de entrega siempre se establece una relacion de poder entre el que recibe y el que 
ofrece. Asi los antiguos emperadores romanos tenfan la costumbre del sparsio, el reparto 
de monedas de oro a la multitud en dias festivos y la misma tradicion se repite en la 
cultura moderna de la caridad religiosa (Largesse 71). [14] 

Es importante resaltar este hecho y como al describir a los indigenas encima del carro, el 
cronista le imprime tal colorido a su cuadro que produce en el lector una especie de 
"ilusion de presencia," como dice Julio Ramos, al hablar de su cronica sobre la Estatua de 
la Libertad (273) y Anfbal Gonzalez al comentar el terremoto de Charleston (89). Tal 
ilusion lleva al lector a aceptar de modo directo lo que quiere decir el cronista y por tanto 
deriva su efecto de la literatura de viaje, los reportes etnograficos y los escritos de los 
primeros cronistas de Indias. Segun Bartolome de las Casas, Bernal Diaz del Castillo y 
otros, ser testigo ocular de los hechos era una condicion indispensable para escribir la 
historia. Con dicha justification, el hablante trataba de auto-legitimarse y le pedia un voto 
de confianza al lector para que aceptara su version de lo ocurrido. Su presencia en el 
lugar o su condicion de cronista confiable era un salvoconducto de la "verdad". La 
hegemonfa de lo visual que se impone en las cronicas martianas remite necesariamente a 
un mundo ya establecido, positivamente ordenado, el cual solo falta revelarle al lector de 
una forma artistica. De modo que al hacer que el lector vea /descubra al indigena en el 
momento y con la emotion que este ve / descubre el objeto de su fascination, el escritor 
le imprime al texto un sentido de verdad, simultaneidad y presencia que es diffcil 



rechazar como ficticio: "jQue gozo, ver dar vueltas a la rueda!" (OC 9, 297) dice Marti, 
intentando reproducir en su discurso la emocion que sintieron los indigenas al recibir el 
carro. De tal forma, la voz autorial se coloca en la piel de los otros y la emotividad se 
convierte en otro elemento de que se sirve la fiction para transmitir la verdad. Es un 
recurso a traves del cual, el sujeto de la cronica "goza" contemplando el objeto y la 
reaction de ninos de los cheyenes. Todo esto, valga decir, en un discurso que trata de 
exaltar la disposition natural de ellos para aceptar la civilization y la nueva tecnologfa. 
Consecuentemente, si Marti infantiliza al indigena es para suscitar en el lector un 
sentimiento de caridad y simpatia hacia ellos. Pero al mismo tiempo, tal gesto implica 
una perdida y una deformation de su identidad, una forma de sanarlos, y admitirlos -en 
sus propios terminos- en una comunidad, lo cual fue un gesto recurrente que se practico 
con los indigenas desde la Colonia hasta principios del siglo XX. [15] 

Por tal motivo, es necesario preguntarse ^hasta que punto la voz del cronista en este texto 
es confiable? y ^,que fines retaricos encierra tal "gozo"? Recordemos que Marti esta 
hablandole a un publico, primeramente "civilizado," de clase media alta, que ve en los 
avances tecnologicos y la modernidad en general, un valor positivo y deseado. Apela a un 
lector que tiene a la familia y el trabajo agrfcola como los pilares fundamentales de la 
nation. Por cuanto es al menos dudosa la emocion con que el cronista describe ambas 
escenas y la adoption por parte de los cheyenes de los emblemas de la vida civilizada de 
una forma tan espontanea y desprejuiciada. Su tesis de que los indigenas aceptarfan de 
forma natural todo lo que era "bueno" no deja lugar a fisuras en el texto. Ni siquiera su 
propia duda. Mas bien, Marti pareceria estar proyectando en ellos sus propios deseos de 
una vida agraria y familiar que reaparece con mucha frecuencia en sus cartas, articulos y 
cuadernos de apuntes. [16] 

Viviendo en Guatemala, por ejemplo, Marti llego a pensar en dedicarse a la agricultura. 
Solo por falta de dinero sus planes nunca llegaron a concretarse. En su carta a su amigo 
mexicano Manuel Mercado, el 8 de marzo de 1878, Marti le dice: "tengo decidido, 
cuando pague mis deudas, irme de aquf. Si tuviera medios de cultivar la tierra, no; me 
encerraria en ella" (OC 20, 41). Y a continuation, le aconseja al amigo que con sus 
ahorros y conexiones: "se arregle una finquita de cafe, alia como aquf riqueza segura" 
(OC 20, 41). Su fe en la agricultura y el trabajo forman tal nucleo tematico en su obra que 
muchos de sus poemas y articulos la toman como base. Su fotograffa intima de los 
cheyenes esperando su primera cosecha, acerca al lector a ellos y les hace que compartan 
su alegria y sus planes futuros. Encuentra en ellos sus propios valores y los alaba en el 
momenta de su conversion. [17] 

Su representation de ellos responde, pues, a su propia vision de lo que debe ser lo 
correcto. Funciona como una especie de alegoria que explica a modo de fabula o parabola 
la relation del indigena con la modernidad y la historia. Como dice James Clifford, el 
discurso etnografico es alegorico tanto por su contenido (lo que dice de otra cultura) 
como por la forma en que lo dice (98). Esta alegoria (el nino-cheyen, se convierte en 
hombre a traves del trabajo) construye la subjetividad del Otro y aun de si mismo, a 
traves del conocimiento de cuales son las estrategias exitosas para entrar en la 
modernidad y adaptarse a la vida norteamericana. Dicha emotividad y acercamiento a 



ellos depende, pues, de la aceptacion individual o del exito con que logren cada uno 
asimilar la otra cultura. Como afirma en el fragmento anterior, en su estado natural los 
indios eran "ingenuo[s]," "ninos," con su "caza perezosa" y dedicados casi todo el tiempo 
al "reir" y la "huelga." Por consiguiente, era necesario que estos "vieran" que era lo 
mejor para ellos y adoptaran las tecnicas capitalistas de desarrollo y propiedad. Solo 
entonces podfan convertirse en hombres "viriles." Su existir anterior, sin ningun 
proposito aparente, autoriza como beneficiosa y necesaria su adaptacion. Ellos sienten 
ahora, "el placer de poseer" y viven felices en familia (OC. 9, 298). [18] 

Pareceria sospechoso, pues, que aun en esta epoca Marti siga utilizando este segundo 
termino para referirse al indigena. No es como dice Rober McKee que Marti "early in his 
career often employs the term "indios salvages" [savage Indians], a phrase which 
disappears from his writings once he arrives in the United States where he is appalled by 
this country's apparent policy of annihilation" (548-549). No. Dos anos despues de estar 
en los Estados Unidos, Marti sigue utilizando este termino, en medio de todas las 
connotaciones polfticas que este acarreaba. Para Marti, el indigena americano era ambas 
cosas y la antropologfa del siglo XIX fue la que los retrato de forma mas reiterada de esta 
forma. [19] 

Si como explica Johannes Fabian en Time and the Other, el tiempo es un "portador de 
significado" tanto como el lenguaje o el dinero (ix), su uso en las cronicas de Marti 
revelaria un posicionamiento muy particular con relacion al Otro. A traves de tiempo, 
dice Fabian, el Otro es percibido como un concepto temporal. Su condicion epistemico 
depende de una: "persistent and systematic tendency to place the referent (s) of 
anthropology in a Time other than the present of the producer of anthropological 
discourse" [tendencia sistematica y persistente en colocar el / los referente (s) de la 
antropologfa en un Tiempo otro al presente del productor del discurso antropologico] 
(31). Logicamente, al poner al indigena en una categoria temporal inferior a la del 
hablante, este excluye de por si cualquier intercambio cultural real con ellos, cualquier 
dialogo con sentido que pudiera establecerse entre ambas culturas. Solamente es posible 
entonces un acercamiento paternalista hacia el indigena, de ahf su reduccion a la 
condicion de nino y de salvaje. Si esta comparacion es comun hallarla, entonces, con 
frecuencia en la literatura occidental hasta principios del siglo XX, habra que esperar que 
tiempo despues etnologos como Malinowski y Levi-Strauss la critiquen por ser una 
"caricatura" del indigena. Marti, sin embargo, nunca repara en esta paradoja cuando 
critica al gobierno de los Estados Unidos, si bien en una nota de su cuaderno de apuntes, 
posiblemente de la decada de 1890, despues de comparar al nino con el salvaje, afirma 
que la "inferioridad" de este ultimo con la relacion al europeo era solo de tipo temporal 
ya que otra cosa seria justificar la desigualdad y la tiranfa entre los hombres. Afirma 
Marti: [20] 

— Debe decirse, pues, por ser lo comprobado, no que "las razas 
inferiores aman el rojo", sino que "las razas, en estado inferior, 
aman el rojo ". — Y asi se va, por la ciencia verdadera, a la 
equidad humana: mientras que lo otro es ir, por la ciencia 



superficial, a la justification de la desigualdad, que en el gobierno 
de los hombres es la de la tirania. (OC, 21 432) [21] 

Es importante senalar entonces que si bien Marti critica la sociologfa por tipificar de una 
forma determinista al indigena, su respuesta es un compromiso a medias, no un rechazo 
de piano de tal tipologfa. Siguiendo una vision escalonada de la historia, acepta que el 
indigena estaba "en [un] estado inferior" de desarrollo al europeo, y que por lo tanto 
podia seguir evolucionando en el futuro, escapar de su ninez. Esa vision de la cuestion, 
sin embargo, no rechaza la perspectiva etnocentrica de la cultura. Todo lo contrario: 
reafirma la superioridad de una sobre la otra. En su cronica sobre el terremoto de 
Charleston, escrita en 1886, Marti repite la misma idea cuando habla de "una 
superioridad que no es mas que grado en tiempo, a una de las razas" (OC XI, 72). Y 
tengase en cuenta que en esta oportunidad Marti ya no se esta refiriendo al "salvaje" de 
Norteamerica, sino a los negros de Charleston en quienes, dice Marti, habfan revivido los 
"instintos" que heredaron de sus ancestros de Africa. Acaso "luchar contra los racismos 
de la epoca" -como dice Lamore- ^era proclamar la superioridad de una raza sobre las 
otras? [22] 

Otro rasgo que me interesa resaltar en esta cronica es el hecho de que en el pasaje del 
descubrimiento del carro y la rueda, Marti establece una especie de vinculo causal entre 
ver y adoptar voluntaria y automaticamente la modernidad. Como dice, a poco de 
descubrir el carro y la rueda, no hubo cheyen "que no quisiera su carro" (OC 9 297-98). 
Esta aceptacion del objeto tiene un doble proposito en la retorica martiana. Por un lado 
trata de indicarle al lector que los cheyenes estaban preparados sfquicamente para aceptar 
una cultura que no era la suya; lo cual es de por si, un planteamiento "optimista" de lo 
viable que era la adaptation de un pueblo primitivo a la modernidad y por tanto, lo 
acertado que estaba el gobierno en seguir dicha polftica. Al mismo tiempo, era una forma 
de demostrar la capacidad innata del indio para aceptar todo lo bueno y grande que 
viniera de la civilization con el fin de mejorar sus condiciones de vida y la del pais. [23] 

En si, esto retoma un debate tan antiguo como el siglo XVI, especialmente el que 
sostuvieron a proposito de los indigenas americanos Sepulveda y Las Casas. El primero 
defendia el derecho de Espana a expropiar y esclavizar a los indigenas en razon de su 
condition de barbaros y ninos. Por su parte, Las Casas lo negaba argumentando que los 
indigenas eran seres racionales, igual que ninos, pero capaces de aprender tanto el 
castellano como las artes mecanicas. Como afirma Athony Pagden "Las Casas' insistence 
that the Indians' ability to assimilate European culture in this manner was proof of innate 
intellectual capacity was a commonplace among the missionaries" (136) [era un lugar 
comun entre los misionarios la insistencia de Las Casas en reconocer que la habilidad de 
los indios para asimilar la cultura europea era una prueba de su innata capacidad 
intelectual]. En tal sentido, Marti no puede estar mas cerca de la position del padre 
dominico a pesar de que nunca lo cita en sus cronicas sobre el indigena de Norteamerica. 
Pero esto indica, de nuevo, su intention de abogar por ellos. Aun asi no puede ignorarse 
el contexto donde este argumento resurge, que fue el de hallar una forma de resolver el 
"problema indio" en Norteamerica para lo cual se proponfan solo dos caminos: su 
asimilacion o su exterminio total. Marti aboga por la primera. Pero ^cual fue la filosoffa 



norteamericana detras la posesion de la tierra, segun por ejemplo, la planted "el buen 
Miles"? y ^quien fue Miles? [24] 

En realidad, la vida de este soldado nacido en Massachussets, fue una de las mas 
emblematicas del siglo XIX. Veterano de la Guerra Civil, Miles continuo brindando sus 
servicios a la republica en las guerras de expansion hacia el Oeste y despues, en 1898, fue 
uno de los generales que invadio con sus tropas a Cuba y Puerto Rico, en lo que se 
conoce como la guerra cubano-espanola-americana. Miles llego a escribir la historia de 
su vida en unas memorias tituladas Serving the Republic [Sirviendo a la Republica] 
(191 1). En ella anota sus campanas en las tres contiendas, su vision de los grupos 
vencidos y recoge, ademas, las cartas y los nombramientos con los que fue homenajeado 
estos anos. Uno de estos documentos avalando su herofsmo, afirma con relacion a su 
campana contra los indios cheyenes y los Sioux en 1877: "During the months of 
December and January the hostile Indians were constantly harassed by troops under Col. 
Nelson Miles, [ . . .] inflicting heavy losses in men, supplies, and animals" [Durante los 
meses de diciembre y enero los indios hostiles fueron constantemente atacados por las 
tropas bajo el mando del Coronel Nelson Miles, [. . .] infligiendoles grandes bajas en 
numero de hombres, abastecimientos y animales] (Miles 165). Esta carta fue escrita por 
el general Sheridan. ^Acaso la conocia Marti? [25] 

Segun Jerome A Greene en Yellowstone command, a Nelson Miles se le atribuye el haber 
terminado con exito la guerra contra las tribus indigenas de Norteamerica. Su tactica se 
arraigaba en el concepto de "guerra total" que ya habia sido practicada por los ejercitos 
nortenos en la contienda contra el Sur. Consistio en atacar los campamentos indigenas en 
lo mas apretado del invierno, donde no solo los guerreros sino tambien sus familias eran 
mas vulnerables. Esto provoco enormes traumas sicologicos y fisicos para poblaciones 
enteras (11-2). Entonces ^A que se referira Marti cuando afirma que Miles los vencio 
siendo bueno con ellos? [26] 

En sus memorias, Miles muestra simpatia por los indigenas, especialmente por algunas de 
sus costumbres, como la de no robar, por sus artes pictaricas y la valentia de alguno de 
sus jefes -algo en si muy poco comun entre los militares de la epoca-. Pero esto no quita 
que Miles combatiera con energfa los "indios hostiles" y que no justificara dicha guerra 
de la forma en que lo hizo su gobierno. Esta fue la funcion civilizadora que se atribufa el 
Estado y las posibilidades economicas que los territorios recien conquistados brindaban 
al pais: la expansion del capital, la industria minera (principalmente del oro) y la 
ferroviaria, y mas espacio para los asentamientos de colonos inmigrantes. Marti afirma en 
la cronica que "el general Miles los vencio de veras, porque fue bueno con ellos" (OC 9 
297). Esta salvedad del metodo es importante, porque anteriormente Marti habia dicho 
que los cheyenes habfan sido "tratados con blandura. El amor encorva la frente de los 
tigres" afirmaba (OC 9 297). [27] 

En el momenta en que Marti escribe esto, hacia cerca de "cuatro anos" que Miles habia 
terminado su campana. En ella, los cheyenes del Norte junto a los guerreros Sioux 
habfan peleado "violent[amente]" primero contra el teniente coronel Custer, a quienes 
derrotaron y luego contra el coronel Miles, quien los vencio. Aparte de que no es cierto 



decir que Miles vencio a los indfgenas solo con ser bueno, la frase de Marti tiene el 
proposito de guiar al lector en otra direccion. Esta basada en la polftica de "conquistar 
con bondad," "conquering with kindness," que segun Henry Fritz fue producto de la 
mentalidad educada en el pensamiento bfblico (64). Los comisionados del gobierno 
norteamericano inspirados en dicha polftica, promulgaban la introduction de la 
agricultura y las artes mecanicas en las reservaciones, asi como les exigfan aprender el 
ingles y las demas costumbres norteamericanas. Ideas similares fueron propuestas 
tambien por Miles y fueron el fundamento de la "americanizacion" de los puertorriquenos 
dieciocho anos despues -cosa con la que Marti seguramente hubiera estado en 
desacuerdo. [28] 

Dos anos antes de Marti publicar esta cronica, Miles escribe en 1879 para la revista North 
American Review, — muy alabada por Marti — un articulo titulado: "el problema indio" 
donde saca a relucir las posibilidades que segun el planteaba este dilema. O bien, escribe, 
a los indigenas podfan exterminarseles completamente, o reunir las diversas tribus en 
reservaciones. Miles cataloga la primera medida como inhumana y propone hacer las 
reservaciones independientes desde el punto de vista monetario evitando asi que fueran 
una carga para el erario publico. Y sugiere a continuation como debia llevarse a cabo 
dicho proyecto. Primero, no deberia repetirse el experimento de reconcentrar a los 
indigenas de las montanas en el Sur de los Estados Unidos, ya que morfan de 
enfermedades como la malaria a la cual no estaban acostumbrados. Deberfan ser 
trasladados con sus familias para que mantuvieran los lazos afectivos. Su economia debia 
ser controlada, segun las reglas del Ejercito, por un oficial encargado de distribuir los 
abastecimientos, el dinero, dictar la ley y prohibir las bebidas alcoholicas. Los indigenas 
tendrfan que vender sus caballos de guerra y utilizar ese dinero para comprar ganado. 
Con el ganado reemplazarfan al bufalo, el antflope y otros animales que acostumbraban a 
cazar. Asimismo, estarfan precisados a cambiar su vida nomada por la del agricultor y 
aprender el uso de la tecnologia, con el fin de obtener mayor rendimiento de sus 
cosechas. El razonamiento detras de la posesion de bienes (el dinero, la tierra, la casa), 
segun Miles, era que al ir acumulando propiedades, el indio pensaria dos veces en irse a 
la guerra, y asi estaria obligado a mantener la paz, "namely, occupation" [es decir, la 
ocupacion] por miedo a que sus propiedades pudieran ser confiscadas (Miles 204). Esto 
ultimo fue una estrategia que ya habfan utilizado los ingleses contra los rebeldes 
americanos durante la Revolution, e incluso se practico en Cuba contra todos los 
enemigos de la Corona durante las guerras de independencia. [29] 

^No seria de suponer que si Marti alaba el "placer de poseer" de los cheyenes este 
tambien de acuerdo con la polftica de propiedad, confort y autogestion de los territorios 
indfgenas? Martf, sin embargo, critica fuertemente al gobierno norteamericano por su 
falta de palabra al incumplir sus promesas. Los critica por mantenerlos de un modo 
injusto en las reservaciones. Pero al convertir el "salvaje" en nino ^no le estarfa dando 
una razon al mismo invasor para desposeerlos y obligarlos a adaptarse a un tipo de vida 
que no era la de ellos? Como apunta Fritz, en el artfculo que escribio Miles para North 
American Review, este da una idea del progreso includible de la humanidad que iba de la 
barbarie a la civilization. Asf, segun Fritz, Miles dejaba implfcita la idea de que los 



indigenas eran seres inferiores, por lo cual se justificaba su exterminio y confinamiento 
en las reservaciones (124). [30] 

Podria argumentarse que la cronica de Marti sobre los crows y los cheyenes data de 1882 
y que para el momento en que Marti escribe sobre la reunion de los Amigos de los Indios 
en el lago de Mohawk, ya habia radicalizado su opinion con respecto a este tema. Y no 
hay duda que Marti se vuelve mas critico del sistema norteamericano a medida que pasan 
los anos. Pero aun en esta misma cronica, Marti afirma y apoya, sin ninguna reserva, otra 
de las conclusiones a las que habia llegado este grupo. Dice Marti que "el despojo de sus 
tierras, aun cuando racionaly necesario, no deja de ser un hecho violento que todas las 
naciones civilizadas resisten con odios y guerras seculares, el cual no ha de agravarse con 
represiones y traficos inhumanos" (OC 10, 326) [enfasis nuestro]. [31] 

Es decir, nuevamente Marti asume como "racional" y "necesario" el mismo acto que 
critica. ^Como se explica entonces esta contradiccion? Por un lado, sugiero, Marti cree 
en el poder civilizador del Estado y la cultura occidental, supuestamente mas avanzada y 
le atribuye a esta el rol el de dirigir y controlar la cultura del "salvaje" (OC 10, 372). 
Como otros reformadores en su epoca, el cubano critica al Estado por su polftica 
imperial, pero no renuncia a su rol de sacar a los indigenas de su supuesto estado de 
atraso — su ninez — . Prefiere que se conviertan en norteamericanos, en individuos 
"utiles" para el pais, a que permanezcan aislados en medio de la civilizacion. No concibe 
al indio fuera del proyecto modernizador y la republica. De ahf que afirme, poco despues, 
que era tiempo que "el indio vuelva a su alma clara, y suba a ciudadano" (OCOC 10, 
326). [32] 10, 326). Para Marti la Republica, la Nation y en ultima instancia la cultura 
occidental representaban un paso de avance y un estadio superior en el trayecto humano. 
Ser ciudadano significaba "subir" un escalon en la historia, volver al indio a su "alma 
clara." Rechaza por tanto la imagen del indigena humillado en las reservaciones y pide 
que siendo ciudadano recupere su estado anterior de bondad natural. Si el segundo 
asume los valores positivos de la altura y la transparencia, su estado actual denota todo lo 
contrario. Lo importante, en una palabra, era sacarlos de las reservaciones, "para que asi 
se conviertan en hombres utiles ellos, y en pais prospero y pacifico las comarcas que no 
son hoy mas que costosfsimas carceles" ( 

Si tomamos en cuenta esta vision pro-civilizadora que le atribufa Marti y los Amigos de 
los Indios al Estado norteamericano ^seria posible seguir hablando de el en los terminos 
en que lo hace Retamar en Caliban! Si como dice Jean Lamore, Marti creia en la teoria 
de la evolution escalonada de la humanidad ("estado salvaje, estado barbaro, estado 
civilizado"), utilizada por los principales etnografos de la epoca (53), incluso por Miles, 
acaso dicha representation del indigena como nino, o del indigena que tiene que ser 
asimilado y "despojado" de sus tierras ^no indica una desindianizacion del indio, la 
muerte de su misma identidad en la sociedad a la que se venfa a unir? No en balde en 
"Nuestra America", la republica es el centro organizador que da sentido al resto de las 
etnias y las distintas naciones. [33] 

De nuevo, Marti no solo critica en sus cronicas al gobierno de los Estados Unidos, sino 
que tambien valora como positivo la asimilacion del indigena en las condiciones que este 



las planteaba y en especial Los Amigos de los Indios en el momento en que escribio. Que 
el Estado dejara de cumplir sus promesas o que los colonos blancos los expulsaran de sus 
territorios era algo inaceptable para el. Pero en el supuesto de que existieran hombres 
como Miles, capaces de vencerlos con "amor," y que los indigenas lograran, a traves de 
su gestion propia, cambiar esas reglas injustas y prosperar con el resto del pais, la 
asimilacion no solo se justificaba sino que era necesaria. [34] 

En tal sentido la vision que daria Marti del poder no seria tan critica, ni 
"antiimperlialista" como usualmente se manifiesta en la critica. Su posicionamiento se 
explicaria mas bien por las multiples contradicciones que genera su discurso en torno a 
esta nacion durante los quince anos que vivio aquf. Entre estas contradicciones estan: 
criticar el dinerismo y la vida material, pero celebrar que los cheyenes puedan convertirse 
en negociantes y banqueros; alabar la industria pero preferir la agricultura como metodo 
de desarrollo, y criticar la forma en que los norteamericanos trataban a los indios, pero 
tambien justificar su "despojo" en virtud de su asimilacion. Desgraciadamente, las 
exegesis en torno a Marti solo resaltan el primer aspecto de este binomio, su caracter 
"antihegemonico" y dejan a un lado sus contradicciones o su vision etnocentrica de la 
cultura. Pero llamar la atencion sobre estas contradicciones y fallas en el discurso 
martiano — vistas, logicamente desde nuestra perspectiva actual — no es solo un acto de 
justicia historica, sino que tambien nos ayudaria a entender la enorme complejidad del 
problema y finalmente acercarnos a el como una persona de su tiempo y no como el 
"santo," el "apostol" o el "visionario" que edifico la historiograffa republicana y 
revolucionaria. [35] 

Ha sido por tanto en el contexto de la revolucion cubana que dichas limitaciones 
conceptuales en el ideario martiano se pasan por alto o se ocultan, mientras se pone el 
enfasis en el caracter defensivo y contestatario de sus escritos: defensa de su imagen 
idealizada y de las tesis antiimperialistas y antihegemonicas que se oponen al gobierno de 
los Estados Unidos y al sistema capitalista en su totalidad). Dos ejemplos claves de tal 
discurso son los ensayos de Roberto Fernandez Retamar sobre Marti y otro de Leonardo 
Acosta, titulado "Jose Marti y el indio de nuestra America." Haciendo un repaso de las 
ideas de Marti sobre el indigena latinoamericano, Acosta dice que Marti critica a los 
viajeros y etnologos europeos que vienen a Hispanoamerica en cuanto escriben de forma 
superficial sobre los indigenas o contribuyen al saqueo de sus objetos de arte y libros. Su 
objetivo, segun Acosta, era "barrer los mitos colonialistas" tal el de la superioridad racial. 
^Pero acaso Marti no era otro viajero?, ^no define la humanidad como una escala 
ascensional donde el lugar mas bajo lo ocupaban lo hombres "salvajes" y los indigenas? 
Y ^no era acaso este otro de los "mitos" de la ciencia positivista de su epoca? [36] 

Acosta dedica su ensayo a hablar casi en su totalidad de la vision antiimperialista de 
Marti, pero ni en el ensayo que da comienzo al libro ni en la seleccion de articulos que 
hace, incluye o analiza las cronicas del Marti sobre los indigenas de Norteamerica. La 
razon de tal exclusion estriba, segun afirma, en que estos "se insert[an] mas bien en otra 
zona del pensamiento martiano, dedicada a la defensa de las minorfas etnicas y 
nacionales oprimidas en el seno mismo de la metropoli imperial" (18). [37] 



Esta tesis, con muy leves variaciones, es la que ha servido de columna vertebral a una 
infinidad de ensayos en los estudios poscoloniales de los Estados Unidos. Pero como bien 
dice Anfbal Gonzalez en una resena de la coleccion titulada Jose Marti' s Our America. 
From national to Hemispheric Cultural Studies, "to read Marti as anything other than one 
of Spanish America's greatest writers, that is, to read him as a social commentator, or as 
an analyst, and even a theorist, of hemispheric affairs, is a melancholic exercise in 
belated recognition" (345). [3 8] 

Por tanto, es de aclarar que la imagen que da Marti de los indigenas en sus cronicas es 
mucho mas compleja de lo que esta critica ha planteado con sus reducciones maniqueas. 
En todo caso el modelo de asimilacion, propuesto por los Amigos de los Indios para 
terminar con "el problema indio" es del que se sirve Marti para abordar la cuestion 
repetidas veces en sus articulos y su propia traduccion de la novela de Helen Hunt 
Jackson: Ramona (1884). Otro ejemplo de ello, es la cobertura que hace Marti de la ley 
Dawes, una ley disenada justamente con este objetivo, por los Amigos de los Indios, y 
aprobada por el gobierno democrata de Cleveland el 8 de febrero de 1887. [39] 

Esta ley dividia las reservaciones en parcelas de 160 acres de tierra convirtiendo a cada 
indigena en propietario de su terreno. La tierra sobrante seria distribuida luego entre los 
colonos blancos. El entonces Secretario del Interior L. Q. C Lamar, fue uno de los que 
apoyo con mas fervor dicha ley. El mismo ano que asume su funcion, 1885, entrega un 
informe al presidente donde apoya estas iniciativas para terminar con la "crisis de la raza" 
(indigena). En dicho informe, Lamar se refiere a la polftica norteamericana en los 
terminos morales en que lo habia hecho Helen Hunt Jackson en "A century of dishonor" 
y afirma, entre otras cosas, que era un deber y una obligacion del gobierno protegerlos y 
evitar por todos los medios y sacrificios su destruccion. Un mes despues de entregar este 
informe Lamar, en diciembre de 1885, Marti dedica casi la totalidad de su cronica en el 
periodico La Nacion de Buenos Aires a resenarlo. [40] 

Antes de entrar a discutir su cronica sobre la ley Dawes, me interesa aclarar quien fue 
Lamar y que funcion jugo en el gabinete de Cleveland. La vida de este abogado de 
Georgia nunca estuvo ausente de polemicas y contradicciones. Durante la Guerra Civil 
pertenecio a los ejercitos del Sur y defendio con ardor el derecho de los esclavistas a 
mantener sus esclavos. Justificaba la explotacion de los negros con el razonamiento de 
que todos los hombres no eran iguales y que por tanto algunos eran inferiores. Despues 
de la derrota del Sur, Lamar aun resentido y en contra de las medidas del gobierno 
federal, se vuelve un "patriota pragmatico" al decir de James Murphy y decide apoyar la 
Union. Sus puntos de vista, sin embargo, reflejaban los del bianco conservador del Sur 
que veia a los del Norte despues de la guerra como intrusos y se negaba a pensar que 
estos podfan representar una forma legftima de autoridad para negros y blancos en esta 
parte del pais (Murphy 113). No obstante, su regreso a la Union como Senador fue todo 
un exito. Lamar se dedico a defender los derechos del "Nuevo Sur" y a abogar por 
subsidios del gobierno para las escuelas de blancos y negros. Su oratoria fue mas efectiva 
cuando pedia la reconciliacion de ambos bandos y criticaba con justeza la corrupcion de 
los polfticos. No es de extranar, entonces, que cuando el partido democrata de Cleveland 
toma la presidencia en 1885, despues de largos anos de mandate republicano, el nombre 



de Lamar surja como una figura clave del gabinete. Con el, los democratas del Sur y en 
especial los antiguos confederados llegaban al poder. En cuanto asume su puesto de 
Secretario del Interior, Lamar se pone en contacto con los reformadores del Congreso y 
de la colaboracion de ambos surge la nueva ley Dawes. [41] 

Marti al igual que muchos otros en su momenta, vio en las propuestas de Lamar un paso 
de avance en la polftica norteamericana. Su cronica para La Nation resume unas cuarenta 
paginas del informe de Lamar a quien retrata de una forma muy elogiosa. Comienza su 
articulo escudandole de los rumores en torno suyo y despues de dedicar tres parrafos a 
resaltar su personalidad, dice que en contraste a otros individuos que eran como "ratones" 
Lamar era "de las aguilas, y su informe ha sido tan cauto, tan claro, tan apegado a lo real, 
tan conforme a los problemas practicos que estudia, que ya no se oyen decir, por esta vez, 
que Lamar es inhabil para el puesto porque lee versos, o los hace, o usa el cabello largo" 
(OC 10, 371). [42] 

Llama la atencion que el cubano no senale ningun aspecto negativo en la vida del politico 
y solo lo presente como un reformador de la causa indigena. Su defensa se enfoca en sus 
gustos literarios y sus costumbres inusuales: escribe versos, o los lee, y usa el cabello 
largo. Pudiera pens arse que la razon de tal omision es de tipo estrategico: convencer al 
lector para que acepte sus ideas. Pero lo mas probable es que Marti consideraba que su 
gestion en pro de las minorfas etnicas del pais (la indigena y la negra) era legftima. [43] 

Opiniones similares a las de Marti sobre su informe inundaron la prensa nacional e 
internacional del momenta y Marti seguramente pudo haberse valido de estas cronicas 
para escribir su articulo. Edward Mayes en su biograffa de Lamar recoge algunas que 
comentan el hecho. Los corresponsales de la Inter- OceanNew York Sun, para el cual 
trabajo Marti, tambien en calidad de reportero, dedicaron elogiosas palabras al informe. 
Incluso este ultimo llega a decir: "it is proper to say that this document is as far as 
possible from being the production of a dreamer who goes around with his head in the 
clouds. It is the work of a practical intelligence, able to express itself in excellent 
English" (490) [es apropiado decir que este documento esta tan lejos como es posible de 
ser la produccion de una sonador que va por ahf con la cabeza en las nubes. Es el trabajo 
de una inteligencia practica, capaz de expresarse en un ingles excelente]. Marti afirma de 
forma similar que de todos los informes presentados ese ano, el mejor habia sido el del 
"sonador del gabinete," el hombre a quien acusaban de "mirar una que otra vez al cielo" 
y por tal razon alaba el caracter "practico" del documento (OC 10, 371). [44] y del 

Marti titula su resena: "el problema indio en los Estados Unidos" y segun transcribe las 
ideas de Lamar, afirma que era necesario, "de una vez por todas," "atraer, por modos 
graduales a una civilization definitiva" a los 200 mil indigenas que todavia vivfan 
enclavados en medio de los Estados blancos y que le costaban al gobierno entre 4 a 7 
millones de pesos anuales (OC 10, 373). Es de la opinion, junto con el, de educarlos por 
medio de otros indigenas, como en "las escuelas excelentes de los cheyenes, donde son 
indios casi todos los profesores" (OC 10, 373). Y en lo referente a la tierra opina que 
cada reservation debia dividirse en "lotes individuales" o "haciendas" de 160 acres y que 
el gobierno les comprara el resto. La finalidad de tales medidas era incentivar la 



agricultura y hacer de ellos buenos trabajadores. Por tanto, tambien el Estado les 
prohibiria que la "enajenefn]," "arriende[n]" o "hipoteque[n]" "por un plazo que baste 
para que entiendan el valor de su propiedad." El gobierno les ensenaria a cultivarla por 
medio de "maestros practicos" y al cabo de un ano el indio debia tomar posesion de ella y 
hacerla "prosperar" (OC 10, 374). [45] 

Marti piensa, junto con Lamar, que estas medidas podfan sacar de una vez por todas a los 
indigenas de las condiciones en que vivfan y podrfan convertirlos en individuos utiles a la 
misma sociedad que una vez los habia — segun afirma — "burlado sangrientamente," ya 
que "con los placeres de la propiedad, con la conciliacion de la vida de su raza y la vida 
civilizada, con la elevation de la mente instruida, [podia] permanecer el indio como 
elemento util, original y pintoresco del pueblo que interrumpio el curso de su civilization 
y le arrebato su territorio" (OC 10, 375). [enfasis nuestro] [46] 

De modo que en este parrafo concluyente, y hablando en nombre propio, Marti critica al 
gobierno de los Estados Unidos y pone su esperanza en tres aspectos esenciales. A su 
punto de vista, para terminar con tal "problema" era necesario: hacer al indio participe 
del "placer de la propiedad," de que gozaban los blancos, "concilia[r]" sus habitos con los 
de ellos y establecer la instruction (occidental) en estas comunidades con el fin de 
"elevar la mente" y hacerlos "utiles" a la nacion. Logicamente, el indio es un "problema" 
si se piensa que son un obstaculo para que el gobierno se quede con sus tierras y 
desarrolle el pais. Son un inconveniente en la medida en que hay que reformarlos para 
hacerlos servir mejor a la nueva sociedad. Pero tambien son un grandisimo dilema moral 
para una nacion que los ha convertido en "fieras" y los ha tratado como prisioneros. Si el 
primer enfoque es tipico del llamado "problema negro" o el "problema judio," el segundo 
encierra un proposito legftimo, a saber, poner fin a su angustiosa situacion. Por lo tanto, 
Marti se inclina por la asimilacion y encuentra estas medidas como razonables. Por eso, 
nada mejor que entender a Marti como un hombre de su tiempo, como el liberal 
latinoamericano que forcejea entre dos polos: el que critica y trata de cambiar la situacion 
de los indigenas, pero al mismo tiempo le es imposible pensar fuera de los marcos 
restrictivos que impone la filosoffa del siglo XIX, la episteme como diria Foucault, con 
su enfasis en el desarrollo material y la education como principios rectores del mundo. 
En tal sentido podria decirse con Robert McKee Irwin que "Martf's rhetoric in this regard 
sometimes tends toward the assimilationist" (548). [47] 

Ademas de Lamar, otra de las figuras claves del movimiento reformador fue, como ya 
dijimos, Helen Hunt Jackson. De esta escritora, Marti traduce dos obras importantes: 
Ramona y su poema "Dos principes" que Marti incluye en su revista para ninos La Edad 
de Oro. Marti termina su traduccion de la novela en 1887 y un ano despues el libro sale a 
la venta y se distribuye en Mexico y Nueva York. Resulta indispensable, pues, leer la 
selection, traduccion y posterior publication de dicha novela por parte de Marti, teniendo 
en cuenta los codigos de defensa y asimilacion de los indigenas a la sociedad 
norteamericana. Esta defensa se da a traves de la mediation y la propuesta de mejores 
condiciones de vida para ellos. En especial, aboga por la necesidad de darles a los 
indigenas un terreno donde puedan vivir y trabajar. No es una coincidencia entonces que 
Helen Hunt Jackson desarrolle su drama a traves de un escenario amoroso donde una 



mestiza, de madre india y padre escoces, se enamora de un indigena americano versado 
en todas las artes de la hacienda, el campo, incluso del violin, y que este idilio termine 
tragicamente con la muerte de Alejandro, su esposo. [48] 

Segun cuenta la narradora, Ramona y Alejandro son expulsados continuamente de todos 
los sitios a donde van a vivir. Primero, de la casa donde crece Ramona y luego, de los 
terrenos cercanos. Ellos solo buscaban un pedazo de tierra donde criar a su nina, pero 
hasta eso les fue negado. Al final un colono bianco termina asesinando a Alejandro 
despues de acusarlo de haberle robado el caballo. [49] 

El drama terrible que cuenta esta novela enseguida encontro innumerables seguidores de 
las reformas indigenas. Ramona llego a representar para Jackson un exito de venta 
tremendo y una herramienta eficaz para sensibilizar al publico. Logro con ella lo que no 
habia podido conseguir con "A century of dishonor." Esta motivation polftica detras del 
texto no ha escapado a la critica, que ve en ella un intento de acomodar al indio dentro de 
la sociedad norteamericana. Segun afirma Siobhan Senier, Jackson escoge a estos 
indigenas tan "adelantados" porque pensaba que la civilizacion proveeria el caso mas 
claro para sus derechos. Fue esta premisa la que la hizo ubicar la trama en la Mision de 
los Indios en el Sur de California y no, por ejemplo, tomando como referente las tribus 
nomadas de los cheyenes y los Utes (38). Marti en su introduction a la novela, afirma que 
toda clase de lector encontraria en ella: "un placer exquisito," "merito el literato, color el 
artista, animo el generoso, leccion el politico, ejemplos de amantes, y cansados 
entretenimientos" (205). Y fue seguramente esta diversidad de valores y de publico a 
quien apelaba la novela, lo que lo llevo a emprender un proyecto tan riesgoso y agotador 
como fue su traduccion y posterior publication por cuenta propia. De modo que si el 
principal incentivo de Jackson fue originar un debate e influenciar las polfticas de 
asimilacion del gobierno, la seleccion de Marti no podia ser mas acertada ni mas acorde a 
sus propias ideas. Tanto su traduccion como sus cronicas buscan el ojo aprobador del 
"politico" latinoamericano. Ellos debfan ver el crimen que se cometia en el Norte con los 
indigenas una "leccion" y por ello tratar de evitarlo en el Sur. [50] 

La seleccion del tipo de mujer en la novela es tambien reveladora respecto a la tradition 
patriarcal latinoamericana. Ramona es un "ejemplo de amante," un modelo de mujer 
tradicional quien, como dice Marti, aun durante "la persecution y la muerte va cosida a 
su indio" (O C 24, 204). Todos los desalojos que sufre la pareja a lo largo del texto son 
un ejemplo de la necesidad de darle a cada indigena su lugar, su pedazo de tierra e 
incorporarlos a la nation. Asi ambos hubieran podido continuar su vida y su asimilacion 
a la cultura americana. [51] 

El hecho de que Jackson haya escogido, pues, las Misiones espanolas del Sur de 
California es otro ejemplo optimista de demostrar la disposition de los indigenas para la 
civilizacion y la instruction occidental. Porque a diferencia del sistema de reservaciones 
indigenas de Norteamerica, durante siglos la polftica de la iglesia catolica y del gobierno 
espanol en Hispanoamerica y en el Sur de este pais, fue reunirlos en misiones y otras 
formas comunitarias con el objetivo de adoctrinarlos en la fe catolica, instruirlos en las 
artes mecanicas de la epoca y sacar provecho de su trabajo. Desde el punto de vista 



historico, Jackson muestra una imagen idealizada de este proceso, dandole la impresion al 
lector de que la raza indigena se iba "desvaneciendo" a traves de su incorporacion a las 
formas civilizadas de las Misiones (Senier 38). Pero dicha asimilacion de los indigenas 
no estuvo nunca libre de violencia y excepto en casos raros como el de las Misiones de 
los Jesuitas en Paraguay, los indigenas siempre fueron tratados de forma humillante. 
Innumerables casos de indigenas que se resistieron a vivir de este modo a lo largo de los 
siglos y en todo el continente asi lo demuestran. Jackson, sin embargo, da una imagen 
paternalista de dicha institution, que en las palabras de Marti en el prologo, estaban 
representadas por "aquellos franciscanos venerables, por cuya energica virtud pudo 
levantarse, con la fortaleza de los robles donde cobijaba su primer altar, una religion 
desfallecida" (OC 24, 205). Es dentro de estos codigos de defensa, asimilacion, y 
mediation que debe leerse pues Ramona, la novela de Jackson y la traduccion de Marti. 
[52] 

Para resumir y concluir. De los comentarios anteriores de Marti sobre los indigenas 
norteamericanos, el informe de Lamar y su traduccion de Ramona se deduce que este, al 
igual que los reformadores, proponfa la educacion y el trabajo como formas de asimilar al 
indio a la cultura hegemonica occidental y norteamericana. Pedia incorporarlos con 
urgencia a la nacion y sacarlos de las "carceles" en que los tenfan. Preferia verlos como 
un elemento "util, original y pintoresco" dentro de ella a que fuesen tratados como 
prisioneros o fieras. Pero logicamente, el indigena nunca se vio a si mismo como algo 
"pintoresco" o "inutil". Solo la vision del hablante bianco puede imponer sobre ellos este 
papel estetizante y pragmatico. Solo su propio deseo puede convertirlos en algo 
conveniente al pais. En ultima instancia, la adoption de las tecnicas agrarias los 
convertiria en un elemento "util," no a ellos mismos sino al Estado y su nueva nacion. 
Lamentablemente, las medidas que fueron recogidas en la ley Dawes un ano despues no 
fueron consultadas con los indigenas y produjeron enormes trastornos sociales y 
sicologicos en sus comunidades. Segun afirma Prucha, la imposition de este nuevo 
sistema de subsistencia, en una comunidad acostumbrada a la vida comunal, trajo consigo 
que los indigenas perdieran en la practica sus derechos heredados. Tal es asi que entre 
1887 y 1934, cuando se dio marcha atras a la ley, los indigenas habfan perdido 90 
millones de acres de tierra (10). Ni la educacion forzosa en los valores occidentales ni la 
implantation de un sistema extrano hizo de ellos mejores "norteamericanos." Solo con su 
consentimiento podfan llegar a ser individuos orgullosos de la Union. Solo el 
reconocimiento de su diferencia y la aceptacion de sus costumbres los podia hacer lib res. 
[53] 

Notas: 

1 Una version de este ensayo la lei en el congreso de Latin American Studies 
Association (LAS A) "Orientalismo, Infantilismo e Indigenismo: el Ser y el Otro en Jose 
Marti", Las Vegas, Nevada Oct 6-9, 2004. Agradezco los comentarios de Gwen 
Kirkpatrick en esa oportunidad y los de Francisco Moran que me invito a participar en la 
mesa. 



9 

La diferencia entre racismo y etnocentrismo la explican John P Jackson y Nadine M. 
Weidman en su libro Race, Racism and Science. Social Impact and interaction. Dicen 
estos autores: "racism can be distinguished from ethnocentrism -the belief that one's 
culture, beliefs and value, system are superior to those of other groups. Like racism, 
ethnocentrism is a value judgment that one group of people makes about other groups 
[but] unlike a racist society, an ethnocentric society allows those from other societies to 
escape their inferior position by throwing off their 'wrong' beliefs and values and 
adopting the 'correct' beliefs and values of the dominant group" (xv). 

3 Vease mi otro articulo "Ver / imaginar al otro: el nino y el salvaje: la percepcion del 
color en el modernismo y los discursos etnograficos." Confluencia: Revista hispdnica de 
cultura y literatura. Vol. 18 N 2 (2003): 32-41. En este articulo me refiero a la similitud 
que establece Marti entre el nino y el salvaje, a quienes los atrae, segun el, los colores 
brillantes y cierta forma de pintar. 

4 Marti no solo infantiliza al indigena sino tambien al oriental. Siguiendo una vision 
escalona de la historia, Marti habla de la antiguedad como "infancia" de la humanidad y 
de la epoca moderna como "viril". Para mas datos vease mi otro articulo: "Hechos 
sangrientos: Jose Marti y los dementes religiosos de sus escenas norteamericanas." 
http://www.lehman.cuny.edu/ciberletras/vl4/camacho.htm 



Obras citadas: 

Acosta, Leonardo. "Prologo." Jose Marti el indio de nuestra America. Seleccion 
Leonardo Acosta. La Habana: Centro de Estudios Martianos, 1985. 7-19. 

Clifford, James. "On Ethnographic Allegory." Writing culture: The Poetics and Politics 
of Ethnography. Edited but James Clifford and George E Marcus. Berkeley. University of 
California Press, 1986. 98-121. 

Fabian, Johannes. Time and the Other: how anthropology makes its object. New York: 
Columbia University Press, 1983. 

Fernandez Retamar, Roberto. Caliban, apuntes para la cultura de nuestra America. 
Mexico: Editorial Diogenes, 1971. 

."Introduccion a Marti." Cuba, Nuestra America, Los Estados Unidos. Mexico: 



SigloXXI, 1973. 

. "Jose Marti en los origenes del antiimperialismo latinoamericano." Spanish 

American Literature: From Romanticism to 'Modernismo' in Latin America. Eds. David 
William Foster & Daniel Altamiranda. New York & London: Garland, 1997. 247-255. 

Fritz, Henry. The Movement of Indian Assimilation 1860-1890. Philadephia: University 
of Pennsylvania Press, 1963. 



Gonzalez, Anibal. La cronica modernista hispanoamericana. Madrid: Ediciones Porrua, 
1983. 

"Jose Martf's Our America: From National to Hemispheric Cultural Studies. " 



Hispanic American Historical Review 80.2 (2000): 345-346 

Green, Jerome. Yellowstone Command. Colonel Nelson A. Miles and the Great Sioux 
War, 1976-1877. Lincoln: University of Nebraska Press, 1992. 

Jackson, John P. and Weidman, Nadine M. "Asking questions and defining terms." 
Race, Racism and Science. Social Impact and interaction. California: ABC CLIO, 2004. 
xi-xv. 

Lamore, Jean. "Marti y las razas" Revista Casa de las Americas XXXV N. 198 (enero- 
marzo 1995): 49-56. 

Marti, Jose. Obras Completas. 28 vols. La Habana: Editorial Nacional de Cuba, 1963- 

75. 

Rama, Angel. "La dialectica de la modernidad en Jose Marti." Estudios Martianos. Rio 
Piedras: Editorial Universitaria, 1974. 129-97. 

Ramos, Julio. Contradicciones de la modernizacion literaria en America Latina: Jose 
Marti y la cronica modernista. Diss. 1986 Princeton U. Ann Arbor. UMI 1995. 

Mayes Edgard. Lucius Q.C. Lamar. His Life, Times, and Speeches. (1825-1893). 
Nashville: Publishing House of the Methodist Episcopal Church, 1896. 

Miles, Nelson. Serving the Republic. Memoirs of the Civil and Military Life of Nelson 
Miles. Liutenant-General, United States Army. New York: Harper, 1911. 

Murphy, James. L. Q. C. Lamar. Pragmatic Patriot. Baton Rouge: Louisiana State 
University Press, 1973. 

McKee Irwin, Robert. "Ramona and Postnationalist American Studies: On 'Our 
America' and the Mexican Borderlands." American Quarterly 55.4 (2003) 539-567. 

Pagden, Anthony. The fall of natural man: the American Indian and the origins of 
comparative ethnology. New York: Cambridge University Press, 1982. 

Prucha, Francis Paul. "Introduction." Americanizing the American Indian. Cambridge: 
Harvard University Press, 1973. 1-10. 

Sacoto, Antonio. "El indio en la obra literaria de Sarmiento y Marti." Jose Marti (1853) 
Estudios y Antologia en el sesquicentenario de su nacimiento. Quito: Casa de la Cultura 
Ecuatoriana, 2003. 



Senier, Siobhan. Voices of American Indian. Assimilation and Resistance. Helen Hunt 
Jackson, Sarah Winnemucca, and Victoria Howard. Oklahoma: University of Oklahoma 
Press, 2001. 

Starobinsky, Jean. Largesse. Trans. Jean Marie Todd. Chicago: Chicago University Press, 
1997. 



Article submitted: 06 February 2006 

Reviews completed: 13 March 2006 

Revised version submitted and accepted: 31 March 2006 

Published: 18 June 2006 

Author 

Jorge Camacho, Ph.D 

Assistant Professor of Latin American Literature and Comparative Studies 

Dept. Languages, Literatures and Cultures 

University of South Carolina 

Columbia, SC 29208, USA. 

Citation 

Please cite this article as follows: 

Camacho, Jorge. (2006). Etnograffa, polftica y poder: Jose Marti y los indigenas 
norteamericanos. KAC1KE: The Journal of Caribbean Amerindian History and 
Anthropology [On-line Journal]. Available at: 
http://www.kacikejournal.wordpress.com/camacho/ [Date of access: Day, Month, Year]. 

© 2006. Jorge Camacho. All rights reserved.